Doctor Fourquet, 31. 28012 Madrid Tlf. 91 528 95 04

UNAS PALABRAS SOBRE NOSOTROS

Marta Etura

Carta de Marta Etura

Cuando llegué a Madrid, desde mi Donosti natal con 17 años, había llegado a mis oídos que en la Escuela de Cristina Rota se hacía un espectáculo llamado ¨La Katarsis¨ (yo por aquel entonces ni siquiera sabía el significado de aquella palabra). Según había entendido era un espacio donde los alumnos podían poner en practica sus creaciones ante un público que pagaba por verles, por lo que pensé que esto, generaría una exigencia artistita que permitiría desarrollar y agudizar el talento del alumno. Me pareció una gran idea y muy practica; siempre he creído que la practica es una parte fundamental de aprendizaje. Hasta aquí todo era pura información y pensamientos pero el primer día que fui a ver La Katarsis....

Dejé la calle Dr. Fourquet, crucé una corrala oscura y llegué a un patio reinado por una hermosa higuera, los desordenados adoquines sujetaban decenas de plantas y entre estas podías adivinar las puertas que asomaban en las paredes (más tarde descubriría que esas eran las aulas) Ahí en ese mágico lugar, cuando comenzabas a respirar una atmósfera hechicera, aparecían como salidos de la nada diversos personajes, ahí empezaba la Katarsis. Ya estaban todos actuando, cada cual tenía su indumentaria, su actitud, su conflicto, su objetivo... elementos, que más tarde comprendería, fundamentales en la interpretación. Ese patio era la antesala, donde actores y público se preparaban y ambientaban para el espectáculo. Me llamo poderosamente la atención como todos, jóvenes, adultos, mayores, hombres, mujeres, de distintas procedencias, ideologías y cultura olvidaban su realidad y se dejaban llevar gozosamente por la magia del ambiente, como todos entraban en el juego propuesto... en ese patio comenzabas a adentrarte en un mundo mágico, lúdico y sin duda muy divertido.

Al dejar el patio para acceder a la sala, cruzabas por un pasillo en el que encontrabas una barra de bar, allí podías pedir tu bebida y entrar con ella en la sala, por aquel entonces incluso estaba permitido fumar, lo que daba al ambiente un aspecto más cabaretero, si cabía.

Todavía recuerdo la entrada a la sala, en aquella atmósfera los personajes que ya conocíamos del patio, adquirían otra dimensión. Cada uno se colocaba donde veía hueco; todo destilaba una especie de anarquía mágica y antes de que diera tiempo a preguntarte nada, comenzaba el espectáculo. Recuerdo perfectamente el número de apertura, el cual bailaría años más tarde y que ahora me vienen a la memoria su imagen, las luces, la letra de bienvenida, la coreografía, las emociones...tantas emociones. No recuerdo mucho más de la Katarsis como espectadora, a partir de aquí se mezclan mis recuerdos y salto sin querer al escenario donde tanto disfruté, aprendí, reí, lloré , me conmoví y emocioné durante tres años. Guardo miles de recuerdos maravillosos no sólo como alumna, allí crecí, me enamoré y conocí a los que son hoy grandes amigos.

Ahora que este relato me conduce a mis recuerdos además de conmoverme profundamente, siento una gran satisfacción por haber formado parte de aquello, por haber formado parte de un espectáculo que mezclaba la creación y el aprendizaje, el talento y la capacidad de crítica... en espectáculo donde público y actores se divertían enormemente y daban rienda suelta a su lado más lúdico, donde se fusionaban... el público interactuaba, participaba y valoraba: a cada espectador se le entregaba uno o varios tomates como herramienta para estimar el sketch pero todos los que formábamos parte de la Katarsis sabíamos que siempre caerían tomates y seríamos capaces de estimar la calidad del sketch por la cantidad de tomates arrojados ya que el público disfrutaba enormemente lanzándolos, siempre los lanzaban, era una tentación demasiado fuerte para abstenerla y eso formaba parte del juego; ahí en esas cuatro paredes todos encontramos un espacio en el que liberar nuestra parte más primitiva y lúdica, nuestros deseos y fantasías.

Había todo tipo de sketches, sobre todo musicales, los vi magistrales, divertidos, conmovedores, catárticos y porque no decirlo, mediocres y malos, allí todo tenía cabida, los alumnos libraban su creatividad, su katarsis, su talento y su aprendizaje y por lo tanto había tantos sketches y calidades como alumnos en la escuela.

Sin duda su nombre le hacía justicia, katarsis: purificación, liberación o transformación interior suscitados por una experiencia... eso era ¨La Katarsis¨, un lugar donde purificabas tus estigmas y liberabas tus deseos, donde aprendías a saber entra y salir a un escenario, a perder miedo al público, a saber donde colocar las cosas para el siguiente sketch, a saber como funcionaba un espectáculo, a respetar a tu compañero, anudarle y aprender de él, a vestirte y desvestirte en el tiempo que tenías, a maquillarte, a agudizar el ingenio a la hora de encontrar tu vestuario y tu decorado, un lugar donde aprendí infinidad de cosas que sólo sería capaz de apreciar años más tarde cuando mi trabajo me exigiese esa enseñanza.

Tuve la inmensa suerte de coincidir con grandes profesionales como Pedro Berdayes, Mónica Runde, Chevi Muraday, Ana Rayo, Concha Delgado y me siento enormemente agradecida por todo lo que aprendí en aquel teatro, en aquel espectáculo, de mis compañeros, de los profesores y egresados que aportaban su conocimiento y experiencia y por supuesto de su creadora y directora Cristina Rota, una vez más: ¡Bravo Cristina!

MARTA ETURA

SÍGUENOS

DIRECCIÓN

Doctor Fourquet, 31
28012 Madrid
Tlf. 91 528 95 04

CONTACTO

Mail
Fax. 91 528 95 44
Tlf. 91 528 95 04

PRENSA

Escríbenos